He creado el Blog para compartir mi admiración por este singular escritor español, creador de un mundo propio, poético e inquietante, de una obra que trasciende los límites del género breve, del simbolismo y de la literatura fantástica. (Marina Tapia)

domingo, 17 de junio de 2018

La mirada de un escritor

Alentador es para un escritor el hecho de que el público más joven dedique tiempo en clase a los relatos, un género ideal para motivar literariamente a los alumnos pero por desgracia minoritario (al que no se le destinan campañas de promoción, y que apenas si se incluye en el temario escolar o en el listado de libros de los clubs de lectura). Que por iniciativa propia un grupo de alumnas lean, analicen y expongan ante sus compañeros la obra de Ángel nos ha emocionado. Las fotografías -que tan gentilmente nos ha enviado su profesor Eduardo Iáñez- traslucen ese cariño que pusieron al realizar el power point, la alegría de descubrir ese mundo rico y único, el poso que dejaron sus relatos.
Cuando una creación vive y alimenta a otras mentes, cuando anima a imaginar, a desear seguir leyendo, a explorar nuevos caminos del pensamiento y otros lugares y culturas: un escritor siente que ese fuego feliz que lo arropó en la soledad es también una hoguera colectiva que aviva aquella luz mágica de la lectura. Y percibe que el trabajo realizado con tanta entrega se multiplica. Que ha valido la pena.
Os dejamos con la presentación expuesta en clase por Itxaso Bengochea Fortes y Marta Viladés Leblic, alumnas de 2º de ESO del I.E.S. Pedro Soto de Rojas.




ÁNGEL OLGOSO. LA MIRADA DE UN ESCRITOR 


Hablar de Ángel Olgoso en el mundo literario —especialmente de relato y microrrelato—, es hablar de una persona afable, tranquila, con ojos de bonachón, donde las ideas brotan de una inteligencia y sensibilidad interior propias de un artista. 



Tenemos la suerte de verlo a diario, de charlar con él, de conocer cómo es la vida de un afamado escritor. Ángel ha publicado un gran número de obras como Los días subterráneos (1991), La hélice entre los sargazos (1994), Nubes de piedra (1999), Granada, año 2039 y otros relatos (1999), Cuentos de otro mundo (1999, 2003 y 2013​), Tenebrario (2003),  El vuelo del pájaro elefante (2006), Los demonios del lugar (2007), Astrolabio (2007 y 2013), La máquina de languidecer (2009), Los líquenes del sueño. Relatos 1980-1995 (2010), Cuando fui jaguar (2011), Racconti abissali (2012), Las frutas de la luna (2013), Almanaque de asombros (2013), Las uñas de la luz (2013), Breviario negro (2015) el libro de haikus Ukigumo (2014). Además colabora con diferentes medios de comunicación, ha publicado diversos ensayos y es miembro de la Academia de Buenas Letras de Granada. 



Sus textos son agudos, pero a la vez bellos; amenos, pero no simplistas; refinados, pero no pedantes; frescos; cercanos; sensibles…, en definitiva pequeñas obras maestras de corta duración. Mi libro preferido es La máquina de languidecer donde cada renglón te hace avanzar de forma inconsciente hacia un final que no se intuye y que siempre sorprende. Después suelo reflexionar sobre el relato y saborearlo; lenta, pero conscientemente, para posteriormente volver a releerlo deteniéndome en sus pequeños detalles, en la maestría del autor al recrear un personaje, un escenario o una situación. 



Al realizar este trabajo me impresionó cómo manejaba la escritura, cómo dentro de pocas líneas se pueden expresar tantas cosas. El tener a alguien importante que se haya visto mil veces y no saber reconocerlo es algo que no se debe permitir. Por ello se agradece que por medio de un trabajo aprendas un mundo nuevo que siempre ha estado frente a ti. Sus relatos son muy bonitos y están bastante trabajados, pues es difícil buscar un medio por el cual se dé a entender algo pero a través de un relato que resulte bonito e impactante. 




Espero que tengamos la suerte de disfrutar de Ángel durante muchos años en nuestro instituto, por lo que es y lo que representa para todos nosotros.






No hay comentarios:

Publicar un comentario