He creado el Blog para compartir mi admiración por este singular escritor español, creador de un mundo propio, poético e inquietante, de una obra que trasciende los límites del género breve, del simbolismo y de la literatura fantástica. (Marina Tapia)

sábado, 30 de junio de 2018

Astrolabio ilustrado (9)

Muchas veces, sin percatarnos, vivimos dentro de una especie de prisión social y, atraídos por una supuesta promesa de libertad, nos dejamos arrastrar hasta lo que creemos una salida, una luz al final del túnel, panaceas fáciles y falsas como el nacionalismo o el consumismo. Este breve relato de Ángel, El vuelo del pájaro elefante, escrito en 2002, sigue siendo una interesante llamada de atención para repensar nuestra relación con la realidad y con esas cárceles a las que nos dejamos conducir sin oponernos.

¡Ojo con el desenlace! Sorpresa garantizada.

Acompañamos la ilustración con un nuevo audio de nuestro querido amigo Roberto Martínez Mancebo.



EL VUELO DEL PÁJARO ELEFANTE 


Avanzo a través del túnel que excavé durante meses en la toba blanda. Me arrastro por este nauseabundo arroyo con la desesperación de los que se saben imantados por fuerzas fatales, de los que han infligido dolor, de los que han sido martillos inclementes para numerosos clavos. Después de dos horas de angustia, mi cuerpo asoma fuera de la boca del túnel. El zumbido de los oídos desaparece. Logro esquivar los reflectores en el mortal damero del patio de la prisión. Me muevo como un veneno recién inoculado. Acometo sin respiro los vastos y resbaladizos muros de cantería. Tras ocultar las sábanas encordadas, atento a los paseos de los guardianes, me interno en las sombras reconocibles de la tercera galería. Puedo escuchar el roce de mis pisadas y el frotecillo asombrado del mecanismo de la suerte. Por fin estoy ante los barrotes. Inspiro profundamente, adelgazándome, y me deslizo entre ellos. Con infinito alivio regreso a las dulzuras de mi celda, a salvo de la aturdidora, extenuante y espantosa libertad. 





4 comentarios:

  1. Impresionante la ilustración. Muy buena.
    Rober.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amigo. Traté de aportar otra idea visual distinta relacionando la cárcel con un cubo de juego de ingenio.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilloso relato, seguía sus pasos por cada rincón invisible de su jaula... exterior.
    Gracias Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muxhas gracias, Marijose, por tu valoración y por pasarte por el blog.

      Eliminar